Frase Anónima

El Mago Hizo un Gesto y Desapareció el Hambre. Hizo Otro Gesto y Desapareció la Injusticia. Hizo otro Gesto y se Acabaron las Guerras.
El Político Hizo un Gesto y Desapareció el Mago. Anónimo

viernes, 4 de mayo de 2012

ARTÍCULO: "DAVID ICKE Y LOS REPTILIANOS" (III)

“DAVID ICKE Y LOS REPTILIANOS” (III) por Gabriel Wüldenmar Ortiz.
Según Credo Mutwa (en la foto), el apoyo principal de David Icke, los humanos procedemos de un ser hermafrodita y los extraterrestres nos dieron la diferenciación en dos sexos, algo científicamente sin fundamento pero que se puede rastrear hasta las creencias teosóficas europeas ocultistas de origen cabalista, que Mutwa, muy al día de toda la ufología occidental, muy viajado y leído, sin duda conoce. Tras darnos las diferencias sexuales, los chitauri se enfadaron porque descubrimos la interacción sexual (¿entonces para qué nos las dieron?) y para pararnos crearon el embarazo (¡como si éste no fuera una consecuencia natural del sexo!). Contradictorio.

Credo Mutwa explica que sufrió una típica abducción por parte de los grises (con detalles copiados de la ufología clásica occidental – caso Antonio Villas Boas, Budd Hopkins, etc - , de la que está muy informado). Quedó enfermo y traumatizado y se volvió bisexual, asegura. Pero se puede explicar esta “abducción” como un “re-make” de lo que le ocurrió en 1937 cuando fue secuestrado y sodomizado por un grupo de mineros. En ambos casos fue raptado y llevado a una caverna, sometido a prácticas sexuales dolorosas y forzadas; en ninguno de los hechos hay nave alguna; en ambos casos sufre, le abandonan desnudo, y queda enfermo y traumatizado.

Mutwa explica que ha visto a los chitauri. Hasta el mismo Mutwa reconoce que son exactamente como los seres de Hollywood de Star Wars o Stargate 2. Para colmo, se contradice: dice que oyó por primera vez en Occidente la historia de cómo llegaron los reptialianos a la Tierra, luego la escuchó en Ruanda y por último en el Klimanjaro. Afirma que la historia es muy secreta, pero, por otra parte, dice que está difundida por toda África y puede oírse por toda ella, y, como vemos, también en Occidente. Contradictorio. ¿Por qué se presta a este montaje este hombre? ¿Lo hace porque así puede acceder a cambio a una plataforma internacional para difundir sus meritorias y justas denuncias sociales y anticolonialistas pro-africanas?

En sus informaciones aporta una supuesta mitología de la creación del hombre por parte de estos seres, que no es posible verificar independientemente en ninguna fuente zulú que conozcamos. Hemos consultado la versión original inglesa de “Cuentos infantiles, tradiciones e historias de los zulúes en sus propias palabras: con una traducción al inglés y notas del Reverendo Canon Callaway” (Vol 1, año 1868, John A Blair, Springvale, Natal, Sudáfrica), una de las fuentes más genuinas e incontaminadas para la mitología zulú. Hemos consultado también un diccionario on-line inglés-zulú y otro swajili. En ninguna parte aparecen ni los conceptos ni los términos que usa Mutwa para nombrar a los supuestos aliens, tanto grupal como individualmente (chitauri, mandinda o matidame, puana, Umbaba Gorrontari Zamajongo, etc). La leyenda zulú “Amavukutu” del primer hombre “Unthlata”, nada tiene que ver con éstos. Los monstruos que ellos temen tampoco coinciden (son caníbales o se parecen al Big Foot).

Queda, por otro lado, la posibilidad de que todo sea un engaño diabólico. Mutwa hizo cosas terribles para acceder al conocimiento oculto de las sociedades secretas en muchos lugares. Por ejemplo, cocinó y comió la mano de un cadáver aportado por un brujo en Zambia a cambio del conocimiento oculto sobre los reptilianos chitauri. El objetivo de los chitauris es disfrutar de nuestro sufrimiento. Nos conocen perfectamente, nuestras debilidades y mentes, operan desde nuestro lado mental perverso. Parte de nosotros, se alimentan de la energía emocional maligna intensa y grupal (miedo, odio, guerra, destrucción terror). Se enfrentaron a Dios Creador, que les derrotó lanzándoles a este mundo, todo justo como los demonios bíblicos. Mentira humana o diabólica, debemos protegernos de ella.